martes, 29 de noviembre de 2016

Almorzar


Te das cuenta que te olvidaste de vos, de quién eras o qué querías cuando un martes al mediodía, en medio de la rutina diaria, sentada bajo la sombra de un árbol solo escuchás el silencio. No importan los dos pibitos de 14 que tenes a dos metros con sus patinetas, sanguchito y coca-cola,  le ponen conciencia a sus vidas con un rap a todo volumen.
Entonces la soledad cobra un valor olvidado, se impone. Hacer lo que tenga ganas sin importar día y hora, ni quién está cerca o lejos. Ni los gustos y pareceres del resto de la humanidad. No tiene que ver con el otro, tiene que ver con uno.

Momento de hacer la lista de pendientes, pero los del día, eso que no hay que dejar pasar; nada ambicioso, realidades concretables. Hoy voy a xxx, mañana vemos.

domingo, 17 de julio de 2016

Uno más uno no siempre es dos

¿Cómo era que decía?, ¿es complicado?

Sí, es complicado. La vida, las relaciones, son un devenir de malos entendidos, de silencios mal interpretados, de frases sueltas, de pensamientos inconclusos y de mucho más.

Nunca soñé con cuentos de princesas con finales felices, siempre me vi sola, tuve miedo de no saber ser con alguien. Y hoy, el miedo es estar sin ese alguien, no porque no sepa como seguir, sino porque no quiero.

No siempre se puede sacar de lo malo algo bueno, ¿o sí?




miércoles, 13 de abril de 2016

Transporte y smartphone

Mentes efímeras se detienen en medio del pasillo que combina Lima y Avenida de Maro para poder escribir en su celular.Temen no recordar un pensamiento que, definitivamente, olvidaran haberlo escrito dentro d 2 días.

lunes, 1 de febrero de 2016

Redes




Me pregunto si lo que queda de esta era on line son nada más que historias rotas, vidas fragmentadas, instantes que están delineados por la interrupción de una notificación: "Tu amigo de Facebook te ha etiquetado en una publicación", click al link de una postal navideña nada personal que les desea "A todos mis amigos un lindo año".

Estás cenando con alguien y no sabes de qué corno hablar porque se la pasa mirando el teléfono, conquistar la atención de cualquier mortal con cinco redes sociales y cinco mil competidores  es bastante difícil. Y dejas de hablar. El problema es que dejas de saber del otro, de conocerlo, entender qué le pasa, qué quiere, y terminas hablando con vos misma, frente a una pantalla que le das enter y retroalimenta la red de la incomunicación.

Hágase la prueba cualquier día a la hora del almuerzo en el trabajo y se comprobará que hay un momento en el que todos tienen una relación con su celular y el silencio reina.

miércoles, 9 de diciembre de 2015

Árbol de Navidad

Ayer 8 de diciembre no armé el arbolito navideño, fue un finde extra grande, 4 días, pero no lo bajé.

Hoy 9 de diciembre el pino plástico sigue dentro de la bolsa cubierto por la tierra de un año.

Será que los usos y costumbres me adjudicaron la tarea durante toda mi vida y hoy, adulta responsable de mi árbol revoco responsabilidad?

Mañana veremos, quizás la necesidad de subir la ropa de invierno me obligue a bajarlo y, acaso, armarlo.

viernes, 21 de agosto de 2015

Perú en 12 días #2

Día 2, amanecimos en Lima un poco tarde teniendo en cuenta que a las 16hs salía el vuelo a Cuzco. La idea de recorrer San Isidro quedó para la vuelta.

Con las valijas hechas y después de usar el wi-fi para avisar a donde íbamos y que no nos podríamos contactar por unos días con la familia, partimos.

Sólo con pararnos en la vereda logramos que un taxi gire bruscamente y tome por la calle en la que estábamos, las maniobras peligrosas abundan en Perú. Arreglamos la tarifa en 40 Soles, casi la mitad de lo que el primer día nos pidieron.

Hay que tener en cuenta que el viaje al aeropuerto puede llevar hasta una hora desde Miraflores. No era horario pico, sin embargo....

El taxista era bastante agradable y le gustaba la charla, nos contó que el taxi iba a ser suyo después de terminar con las cuotas pendientes, que lo compró parte con la indemnización que recibió de la empresa de buses para la que trabajaba (la que recorre la Vía Expresa), que un cuñado le prestó otra parte y que era un conductor cuidadoso, "Si frenó ni lo van a notar". También nos advirtió el momento en el que teníamos que subir las ventanillas porque nos acercábamos a una zona peligrosa, en donde era común que robaran a los autos.

Bastaba ver por la ventana las casas enjauladas para creer; no sólo puertas y ventanas tenían rejas, también algunas calles están privatizadas para los residentes.

Después del largo paseo en taxi llegamos al aeropuerto de Lima, check in previo decidimos comer una dona en Dunkin Donuts, recuerdo de los 90. Panza llena, corazón contento, consultamos con la oficina de información turística qué ruta nos convenía más, y el más atento de todos los peruanos nos ayudó a diseñar en 10 minutos el itinerario para 10 días, con recomendaciones, búsqueda de pasajes de micro y todo.

Abordamos el vuelo de Lan y en un ratito llegamos a Cuzco, donde nos recibió el frío. Recorrer Perú es así, calor, humedad, frío en un día. A mayor altura más frío, y después de las 5 de la tarde que no hay sol es peor. Hay que vestirse con la técnica de la cebolla: remera liviana, saco finito y campera, llevar guantes y gorra de lana en la mochila.

Al llegar al aeropuerto de Cuzco nos abrigamos y partimos para hacer el check in. Otra vez la salida del aeropuerto supuso el acoso de los taxistas y el regateo, no más de 7 Soles nos habían dicho, y está vez lo conseguimos.


La masa

En una mañana de invierno, la demora hizo notar que el subte no es más que la cinta transportadora de la línea de montaje fordista que, en masa, lleva a los trabajadores a sus destinos: ser números en el sistema.