viernes, 31 de diciembre de 2010

jueves, 30 de diciembre de 2010

¿Nostálgica yo?

Tengo ganas de llorar, y no se por qué. Quizás es la época del año, o la canción que estoy escuchando, o que están terminando muchas cosas...y otras van a empezar y eso asusta.
La lágrima no cae, pero la media sonrisa permanece, como anunciando las futuras carcajadas.

Navidad, navidad, lalala la la

Y estas en casa ajena, ya terminaste de cenar, el brindis fue con cerveza y no con el champangne prometido. Todo bien, no me quejo, rico el turrón bañado en chocolate (me apuro, a éste se lo comen rápido). Las típicas conversaciones con gente que ves 3 veces al año se repiten otra vez. De pronto, así como quien no quiere la cosa, dos mujeres entran (o salen, la cosa fue en el jardín) y la más joven cree que se presenta cuando dice: "Esta es mi tía", y todos pensamos, "Ah, que bien, ¿y vos quién sos?, pero nadie lo dice en voz alta. Y de pronto empieza a entrar gente que nunca vi en mi vida, hombres, mujeres y niños. Y todos saludamos, muy educadamente, con un besito en el cachete.
Todo muy "moderno", era la familia política de la hija de la mujer de un hermano. ¡Qué complicado! El contador, el abogado, el taxista y el loquito, tal fue la presentación. ¿La educación?, bien gracias, la dejamos para cuando hay visitas.

Encuesta

Suena el télefono...del otro lado una grabación

"Hola. Llamo para hacer una breve encuesta, ¿usted cree que el próximo presidente debe seguir el rumbo del gobierno actual? Si ud. cree que debe seguir el rumbo actual, marque la opción 1, si ud. cree que debe cambiar de rumbo, opción 2"

*2

"Opción incorrecta. Si ud. cree que debe seguir el rumbo actual, marque la opción 1, si ud. cree que debe cambiar de rumbo, opción 2"

*2

"Opción incorrecta"

¿Será ésta la famosa desviación estadística?

jueves, 16 de diciembre de 2010

Aire, quiero aire...

Y entonces llega fin de año, y una ya está cansada y lo único que quiere es que las cosas pasen sin problemas, sin imprevistos molestos. Si hay que cumplir con una entrega, se hace, pero, por favor, que no pase nada raro. Y ahí es cuando, de pronto, el dolor se apodera de tu cuerpo y ya sabes que te vas a enfermar, porque no es la primera vez que tenes fiebre, pero no esperabas llegar a tu casa temblando, mientras en la calle la temperátura alcanza los 30 º C y vos temblas tan fuerte que el choque de tus dientes hacen que el pibe que camina adelante tuyo se de vuelta a ver qué pasa.
Tratas de descansar y que todo pase, pero sin relajar demasiado porque todavía tenes cosas que hacer y al profesor no le va a importar tu fiebre ni nada, entonces, cuando logras pasar de los 38.8º iniciales a 37.5º, te pones con el trabajo, y estás con el tiempo justo y lo sabes, y mientras el mundo sigue girando y te contestan para esa entrevista que querías, pero claro, es para mañana, y vos no podes ir, tenes la entrega y no sabes hasta cuando sigue la fiebre y entonces la pospones un día.
Y estás en el último día, la fiebre se fue, aunque dejó a su amiguita anginita, y escribís a cuatro manos y no tenes tiempo para relecturas ni segundos pensamientos, y cuando te relajas porque terminaste y solamente es cargar la impresora con hojas, y la impresora escupe la primera hoja, pero la segunda sale cortada y en la tercera apenas si hay rastros de tinta, y entonces no podes creer que tengas tanta mala suerte y la locura arranca de nuevo porque estás con el tiempo justo, pero llegas a tiempo y ahí si....respiras.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Qué falta que me haces

En una noche de diciembre, ya de madrugada, dolineando estaba cuando alguien pidió una canción: "Qué falta que me haces"

Y me pregunto, ¿por qué? ¿Por qué se escriben esas letras sufrientes? y, automáticamente, pienso en mi...

¿Es que te extraño? ¿Qué extraño, tus largas ausencias, tu total ignorancia hacia mi persona, tus idas y vueltas, las inconsistencias, la ciclotimia de la última etapa?

Y solita, mientras muevo la cabeza de izquierda a derecha, me contesto: no, lo que extraño es el reflejo de tu mirada, la forma en que me hacías sentir conmigo misma, porque habrás sido todo lo que fuiste, pero también fuiste el que me hizo verme, y que valgan todas las redundancias juntas.

Será cuestión de encontrar otro espejito...

martes, 14 de diciembre de 2010

Detalles...

Insisto en que son los detalles, y no hablo de una flor, un bombón o una poema. No, para nada.
Detalle, ¿aquello que distingue del resto? Una cicatriz o un lunar, por ejemplo, pueden ser muy chicos pero te hacen diferente a todos.
Que te abran la puerta es un gesto detallista y caballero pero, no me importa, puedo vivir sin eso.
Pienso que qué bueno es que se note que te importo, que de entre todos los mortales me elegiste, pero me gustarías más si al resto de la gente, aunque sea tan circunstancial y fugaz en tu vida como es alguien con quien se interactúa durante cinco minutos, la respetas.
Pavadas que juntas hacen el todo.
Sí, sí, ya se que "el todo es más que la suma de las partes", pero la psicología de la forma acá no cuenta, y de hacerlo, lo que importa es de qué está hecho ese todo...minucias, nimiedades que a mí, me importan.

viernes, 10 de diciembre de 2010

Olvidar

Y piensa y se pregunta y se cuestiona. Y siempre llega a la misma conclusión, sabe que volvería a pasar por todo. A pesar del dolor, de las lágrimas y de esa impotencia y bronca que corría por su cuerpo; con la violencia de querer romper todo y no hacer nada, no se olvida de eso, ni de la vez que cayó de rodillas en el piso lagrimeando mientras repetía "es la última vez, yo no lloro más, esto se acabo", tantas esperas, tantos mensajes sin respuesta, ese nudo en la garganta formado por tantas palabras sin decir (pero tampoco se olvida de que lo amó)

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Cambio climático

Cambio de clima, transición al verano. Inevitablemente el calor se adueña de las conversaciones.

-¿Cómo estas?
- Con calor

Y sí, raro sería tener frío cuando el termómetro marca 30º C. Y, sin embargo, nadie puede evitar caer en esas conversaciones, muy aceptadas para ascensor o fila de banco, pero gastadas para amistades prolongadas.
Empezar hablando del clima, ¿será síntoma de que hay poco de que hablar, poco en común que una a dos personas? Probablemente. Así y todo sé que en próximas conversaciones que inicien con el conocido "¿cómo estas?", responderé: "con calor"

martes, 7 de diciembre de 2010

Espejo


¡Cuánto enojo que tenía! La bronca corría por todo su cuerpo, cuanto más pensaba, más se alteraba. ¿Cómo podía ser, quién se creía? Suponía que, pasado el tiempo, reharía su vida, pero eso no evitaba que le doliera.

Mucha bronca y reproche para con esa persona que tanto había querido, ¿es que ya se había olvidado de todo lo que vivieron juntos?

Y en esos pensamientos que no traían nada positivo a su vida estaba cuando se dio cuenta: hacía tiempo que estaba haciendo lo mismo.

viernes, 26 de noviembre de 2010

Dame fuego


"Ni los bomberos te van a poder apagar, vas a prender fuego todo"

Inspirado en las altas temperaturas que en este noviembre calientan la ciudad de Buenos Aires pero no hay dudas...¡Eso es un piropo!

jueves, 25 de noviembre de 2010

Un día de aquellos

Un día de aquellos no es un día maravilloso, todo lo contrario. Todo lo que puede salir mal, saldrá mal. El mundo no se complota contra vos, aunque parece.

Las convivencias se ponen a prueba (de asesinato), porque seguro que eso que tiene que estar en un lugar, lo van a dejar en otro. Querés silencio, y te gritan. Buscas tranquilidad y te dicen qué hacer.

Pedis un favor, "sí, conta con eso" y cuando te relajaste, un poquito y sin exagerar, empezas a correr para llegar antes de que cierren a comprar lo que pediste que te compren, te dijeron que lo iban a hacer y, finalmente, no hicieron. Pero, como es un día de aquellos, llegas y está cerrado. Golpea que te van a abrir...

A veces sentís que nadie te tiene en cuenta, hasta hoy que a todos se les ocurre pedirte lo insólito. Conclusión: comprate un diccionario, así te familiarizas con la palabra no, así dejas de hacer cosas por otros, que además se cuelgan (si total, el favor se los haces vos, es tu tiempo, tu vida) y terminas poniendote de peor humor porque el "me vas a buscar tal cosa" te lleva una hora más por la demora del presunto apurado.

En un día de aquellos te sentís mal, horrible, no hay ropa que te pueda mejorar, y la remera que ayer te hizo sentir genial, hoy te da calor, y no te importa cómo te quede (gran síntoma de los días de aquellos) Con lo que la guarangada del camionero infaltable, del transeúnte carente de modulación, es rechazada, pero no por guaranga y desubicada, sino por mentirosa, ¡si estás horrible!

Pero como el día tiene veinticuatro horas y sos una persona optimista y positiva, decidis transformar la trayectoria de la jornada y salir a correr. Diez por el intento, pero, lamento informarte que los días de aquellos también tienen veinticuatro horas. La gente lleva sus perros a los parques, los perros dejan sus "regalos", vos te llevas uno adherido a la suela de la zapatilla nueva, que claro, inevitablemente, te saco ampollas varias.

Habías ido a correr para olvidarte de todos y de todo, descargar las malas energías y...¡cruzarte con la persona que creías estaba mirando televisión en tu casa!

En fin, 24 horas, falta poco, ya casi termina y mañana, mañana será otro día...

martes, 23 de noviembre de 2010

María la Paz

En un verano, cuando tenía seis años y estaba en la colonia de vacaciones del club, nos enseñaron un juego/canción. Decía algo así como
"María la paz, la paz, la paz...
tres pasos pa tras,pa tras, pa tras..."

Y se repetía esto muchas veces mientras se avanzaba lo más rápido posible antes de la parte de retroceder los tres pasos.

Y ahora que ya no tengo seis años, pero en algunas situaciones me parece que estuviera jugando a María la paz, ahora que sé que las relaciones cambian, y eso está perfecto, porque qué aburrido sería de lo contrario. Ahora pienso que, cuando el cambio es un paso para atrás, volver a la situación que se creía superada, a estados anteriores...no se, ahora no me convence.

En un verano en el club cuando tenía seis años y lo que esperaba era jugar, estaba bien. Pero ahora, a esta altura de la vida, estamos grandes...

viernes, 19 de noviembre de 2010

Un dejo de tristeza y mucho, de "ves lo que yo digo" había en la cara de mi padre cuando conté, orgullosa (porque realmente lo estaba) que una compañera del secundario se había recibido de "abogada"..." penalista"

Él se calzó su mochila, le dio un beso a mi mamá y se fue. Estoy segura de que en el camino pensó que por qué ninguno de sus hijos eligió abogacía; psicólogo uno y ¿Ciencias de la Comunicación? la otra, qué es eso "m'hija la comunicóloga" ¡bah!

jueves, 18 de noviembre de 2010

¡Zas!



Cantando bajo el sol de noviembre, por la callecita asfaltada que bordea al parque, que debería ser autopista, que quieren que sea un depósito de autos, que supo ser hogar de muchos...Distraída, o concentrada en mis pensamientos, caminaba cuando de pronto note que el hombre de remera blanca, bermudas, lentes y cara colorada que venía de frente a mí, tenía una cara familiar. Un metro nos separaba cuando mis neuronas hicieron sinapsis y ¡zas! Sí, era él, Halperín.


lunes, 15 de noviembre de 2010

No quiero

No quiero que tu vida me pase por delante.

No me interesan ni tus nuevos "amigos" ni tus logros ni nada.

No quiero saber de tus planes a futuro.

No me importa a quienes dejaste atrás ni quien te extraña ni por qué.

No estoy interesada en saber "qué estas pensando" ni cuál es tu "estado".

No pienso participar de una reunión con lejanos conocidos, si pasaron más de diez años sin estar en contacto, ¿no será un poco tarde?

No me hagas tu "amiga", ya no soy la que fui, apenas me acuerdo de quien sos y todavía no estoy segura de en quién me convertí.

viernes, 12 de noviembre de 2010

De bondis

El bondi bolichero tiene luces intermitentes, 2 bolas de espejos distribuidas a lo largo del techo y luces internas bajas. Todo musicalizado por unos enganchados de cumbia y un chofer que mueve la cabeza al ritmo del rallador.

martes, 12 de octubre de 2010

Feriado

Estaba dispuesta a aprovechar el sol que regalaba el feriado, mate y libro en la mochila, extendí la lona en el verde pastito del parque. Poco observadora fui y no note que me estaba sentando entre dos grupos de chicas que, mate de por medio, conversaban sus historias atrasadas.


A intervalos me llegaban sus vidas, era como mantener tres conversaciones.

Algunas veces una frase es suficiente: "¡Si el flaco está en otro continente!". Contra eso no se puede, supongo. Me acosté mirando el celeste infinito del cielo y escuche, fue como mirar la tele o, en este caso, escuchar la radio, porque evitaba mirar por el temor de ser descubierta parando la oreja, viviendo de lo ajeno.


¿Volverá el que dijo que muere en Argentina? Feriado de por medio, quizás lo sepa...

jueves, 7 de octubre de 2010

El pibe del bondi

Sábado por la noche, madrugada de domingo. Chica sube a colectivo, el maquillaje ya no está impecable (si es que alguna vez lo estuvo), el pelo y la ropa tienen el olor de mil cigarrillos ajenos. Se sienta y se pone los auriculares para escuchar la radio (necesita no quedarse dormida y no pensar)


En el último asiento del bondi, un grupito de chicos todavía mantiene el espíritu de fiesta. Uno de ellos se para y se sienta al lado de la chica. Trata de hablarle y rompe el hielo con una frase matadora: "¿Te molesta si me siento acá, así hablamos?"


Ella lo mira, con una mezcla entre sorprendida y divertida. Pero rechaza el pedido.


Él pucherea, pero se va y, aunque derrotado, sabe que esta fue sólo una batalla. Fiel a su especie, antes de bajar arremete nuevamente. Saluda desde la puerta y genera una sonrisa en ella. Como eyectado, un segundo después está ahí, insistiendo.


Es que el pibe del bondi es una especie particular. Habita en los colectivos, no hay una línea específica ni un horario señalado, aunque la noche es el momento del día en que más cómodos se sienten.


En grupo o en soledad suelen sorprender a sus presas, féminas desprevenidas, preferentemente jóvenes.


"¡¿Qué haces?!", grita ella, mientras presiona con sus manos el cuello y la cara del atrevido y evita así el asalto a labio armado.


Cada bondi es un mundo, y cada viaje una experiencia.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

¡Basta!


¡Basta! ¡Me cansé! Ya no quiero seguir escuchando historias de mujeres que son jóvenes, profesionales, universitarias, independientes e inteligentes en su mayoría, amigas, amigas de amigas, compañeras de gimnasio o apenas conocidas. Pero siempre las historias que me cuentan involucran a hombres que no saben lo que quieren para sus vidas.

Basta de hombres indecisos que inician una relación y a la semana (los más considerados), plantean que no están interesados en "algo serio", como si una ya estuviera buscando modista para el vestido de novia.

Basta de los que, una vez aceptada la relación casual y sin compromiso, asumen una "actitud de novio", y se te aparecen con unas galletitas para tomar mate, te invitan a almorzar e insisten en pagar ellos, y después, desaparecen. Y que ni se te ocurra mandarles un mensaje de texto, tanto como para saber si están vivos, porque no tienen la dignidad, decencia, ¿cortesía?, de contestarte.

Basta de esos que te saludan con un beso en la boca cuando te pasan a buscar por el trabajo, lugar de estudio o similar, escrachándote delante de compañeros, conocidos o vecinos. Ese saludo será habilmente evitado por ellos dandote un rápido beso en la mejilla si la situación es la inversa y vos estás en su territorio.

Y basta de los que desparecen meses y vuelven como si tal cosa a buscarte con su mejor sonrisa mientras preguntan ¿todo bien? ¡NO! ¡Todo mal!

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Te extraño


Ah...cómo te extraño.

Tu cuerpo suave en contacto con mi piel. Esa voz hablándome al oído, eran las palabras esperadas y agradables unas veces, aunque otras eran gritos.

Extraño tu compañía, los sonidos familiares. ¡Tantas fotos juntos!

Eras esa lucesita entre tanta oscuridad, o cuando la noche se hacía eterna.

Había logrado descifrarte, entenderte, sentirte amigo.

Te extraño, y cuántos sentimientos aparecen con tu partida. Porque sé que esta vez no hay vuelta atrás como antes, ya no.

Se acabó, aunque fui feliz a tu lado.

Y este otro con el que quiero reemplazarte, aunque se esfuerza no se compara. Quiero quererlo pero no...no es lo mismo.

Y aunque hoy te extrañe, sé que en algún momento va a aparecer otro que te supere.

Siempre vas a estar en mi recuerdo Moto rkr w5, fuiste y serás mi primer celular.