miércoles, 29 de septiembre de 2010

¡Basta!


¡Basta! ¡Me cansé! Ya no quiero seguir escuchando historias de mujeres que son jóvenes, profesionales, universitarias, independientes e inteligentes en su mayoría, amigas, amigas de amigas, compañeras de gimnasio o apenas conocidas. Pero siempre las historias que me cuentan involucran a hombres que no saben lo que quieren para sus vidas.

Basta de hombres indecisos que inician una relación y a la semana (los más considerados), plantean que no están interesados en "algo serio", como si una ya estuviera buscando modista para el vestido de novia.

Basta de los que, una vez aceptada la relación casual y sin compromiso, asumen una "actitud de novio", y se te aparecen con unas galletitas para tomar mate, te invitan a almorzar e insisten en pagar ellos, y después, desaparecen. Y que ni se te ocurra mandarles un mensaje de texto, tanto como para saber si están vivos, porque no tienen la dignidad, decencia, ¿cortesía?, de contestarte.

Basta de esos que te saludan con un beso en la boca cuando te pasan a buscar por el trabajo, lugar de estudio o similar, escrachándote delante de compañeros, conocidos o vecinos. Ese saludo será habilmente evitado por ellos dandote un rápido beso en la mejilla si la situación es la inversa y vos estás en su territorio.

Y basta de los que desparecen meses y vuelven como si tal cosa a buscarte con su mejor sonrisa mientras preguntan ¿todo bien? ¡NO! ¡Todo mal!

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Te extraño


Ah...cómo te extraño.

Tu cuerpo suave en contacto con mi piel. Esa voz hablándome al oído, eran las palabras esperadas y agradables unas veces, aunque otras eran gritos.

Extraño tu compañía, los sonidos familiares. ¡Tantas fotos juntos!

Eras esa lucesita entre tanta oscuridad, o cuando la noche se hacía eterna.

Había logrado descifrarte, entenderte, sentirte amigo.

Te extraño, y cuántos sentimientos aparecen con tu partida. Porque sé que esta vez no hay vuelta atrás como antes, ya no.

Se acabó, aunque fui feliz a tu lado.

Y este otro con el que quiero reemplazarte, aunque se esfuerza no se compara. Quiero quererlo pero no...no es lo mismo.

Y aunque hoy te extrañe, sé que en algún momento va a aparecer otro que te supere.

Siempre vas a estar en mi recuerdo Moto rkr w5, fuiste y serás mi primer celular.