lunes, 31 de octubre de 2011

De amor a la sombra

Cansada de las micro historias que no la llevaban a ningún lado, que solamente eran una distracción momentánea, apenas una anécdota, estaba dispuesta a encontrarse con una historia de amor.

Será que es así nomas, hay historias que nacen para morir antes de empezar, para no ser vividas y apenas recordarse. Y están las otras, esas que te marcan la vida, te guían en el resto de las relaciones y te hacen desear vivir algo parecido.

domingo, 30 de octubre de 2011

¿Y Como Es El? - Jose Luis Perales

Y cómo es él... y a qué dedica el tiempo libre

El facebook eliminó el suspenso y la intriga en la amistad. A los 15 años me pasé algo así como siete meses hasta que conocí al novio de mi mejor amiga, fueron meses de imaginar la cara de ese flaco de acuerdo a lo que escuchaba. Había inquietud por ver cómo era el protagonista de nuestras charlas.
Hoy ya no se dice "es petiso, rubio y de ojos marrones", no. Ahora eso, que convocaba la imaginación de quien escuchaba cambió por "lo tengo en mi face, miralo". Todo mucho más gráfico y "real" sin dudas, pero adios misterio. Uno va y hace clic en un nombre y automáticamente se despliega la foto de un fulano que está en la playa, de brazos cruzados y con su mejor sonrisa de galán.
Es algo así como lo que pasó cuando surgió la televisión y se acabó el misterio por conocer la cara de esas voces que seducían desde el éter. Por eso prefiero la magia de la radio.
En las relaciones 2.0 habrá que quedarse con la personalidad que uno le crea a esa foto una vez leído el perfil, teniendo en cuenta las historias oídas sobre el desconocido de turno.

sábado, 29 de octubre de 2011

El saco violeta

La primavera es un buen momento para organizar el placar, la ropa, ver qué sobra y que falta para disfrutar el calorcito y no padecerlo. Sin embargo, los vientos frescos no desaparecen completamente por obra del calendario y, en una fresca mañana, hay que recurrir al saquito de media estación.
Era liviano, muy cortito, violeta oscuro y con un nudo adelante, me produjo ese placer que da abrigarse apenas, después de días de remera. Fue ese estremecerse al sentir la piel cubierta, fue girar sobre mi hombro y descubrir el perfume que persistía a pesar del tiempo, fue sonreirme, darme cuenta de lo poco que lo uso, aunque me gusta mucho.
Siempre me deja una grata sensación, como los días primaverales, con el sol radiante y todo flores de colores fuertes.
Me digo que lo voy a sacar más seguido, y sé que me engaño, que no es para todos los días, que a veces está bien, pero no sirve en cualquier momento; es lindo pero no combina con todo; es cortito y muchas veces se necesita que cubra más cuerpo. Sé que está ahí, al alcance de la mano, aunque a veces tenga que revolver para encontrarlo, es una opción.

viernes, 28 de octubre de 2011

Feliz cumpleaños a vos también

Vuelvo al mismo pensamiento de hace meses: te acepto, de última te borro. Te acepto porque te veo todos los días y sé que me lo vas a reclamar, te acepto porque sos mi jefe y no da el conflicto, te acepto porque existe la posibilidad de borrarte en el futuro, te acepto porque eso no genera ningún compromiso.

Pasa el tiempo y, de alguna perversa manera, me da la razón. Lo bueno de que alguien te elimine de su facebook es que no recibís invitaciones a lugares que, desde hace tiempo, no pensabas ir.

El messenger es otra cosa, como que se quiere parecer al facebook, te avisa de cumpleaños, te muestra fotos, alguna frase, pero estás ahí. Si hablaban por ese medio, y sólo se conectaba por eso, es bastante más inofensivo, no jode.

Por otro lado, el celular es algo que hay que guardar, porque uno nunca sabe si quiere ir a un bar y el único recurso para conocer la dirección, un jueves por la noche, es ese contacto; además, hay libros y películas que quiero recuperar. Y preguntar por mensaje de texto "¿quién sos?" es bastante feíto, así que eso suelo guardarlo, aunque no siempre.

La vida en la era de la comunicación permanente es así de complicada: te muestra lo que no te interesa ver.

Qué fantástica, fantástica esta fiesta

¿Qué cuál es el mejor momento para abandonar una fiesta? Ese en el que todos están muy felices disfrutando, pero en el que el cielo se empieza a tornar cascoteado, ese momento en el que sabes está por largarse la lluvia, ese que te deja llegar a casita sin mojarte.

domingo, 23 de octubre de 2011

Crónico

Le gustaba el lugar, mejor dicho, le gustaba llevar a todas a ese lugar. Costumbre o pereza, ¿quién sabe?, irónica sonrisa dibujo cuando escuchó que ella dijo "Si, a donde fuimos la otra vez", y no era más que a donde ese miércoles no pudieron entrar porque estallaba de brasileños que miraban el partido de la Copa América.
Dos mujeres y un mismo bar. Una de ellas se sentía especial esa noche, la otra miraba sabiendo que iba a callar el secreto compartido. En el medio del ruido, de las mesas en la vereda, del humo y la cerveza, él no decía nada.

Memorex

Domingo por la mañana frente al espejo, la mano se dirige hacia esa marca roja en la nariz, toca, el cerebro hace trabajar a la memoria: ayer ya la tenía, no es una marca de los lentes porque no los use todavía...clik: el codazo del pogo, del viernes.

Cartelera cinematográfica

Tengo una entrada para ir al cine, pero no tengo idea qué películas hay en cartelera.
En general, al cine se va mínimo de a dos. La verdad es que no me molesta ir sola, por el contrario eso permite elegir película, ubicación, día y horario. Las últimas dos veces que fui al cine me dejaron experiencias raras.

La primera porque propuse una comedia, para pasar el rato, nada muy comprometido, nada de llorar ni de que se estén matando a tiros. Hangover 2, si la primera estuvo buena y no pare de reírme, saqué la cuenta de que la continuación iba a ser similar. Fue llegar y que empiece el puchereo de que esa película (la cual había acordado el día anterior) debía ser una porquería. Fue la lucha por a ver quién paga; ¿qué parte de te invito al cine no entendés flaco? En fin, terminamos viendo Transformers 3, que esta bien, era una opción, y terminé recibiendo reclamos de que entramos tarde por mi culpa porque quise pochoclo y bla, bla, bla. Las relaciones con tanta palabra sin sentido hay que dejarlas pronto.

Poco tiempo después, charla mediante, quede con otra persona de ir al cine. "Nos encontramos ahí y sacamos la entrada", me dijo. No me agradó tener que esperar su llegada (yo llegaba primero) porque eran las nueve y media de la noche, la película empezaba tipo diez, y corríamos el riesgo de quedarnos sin lugares, o de perder el principio por hacer la cola. Cuando el caballero llego, el lugar que quedaba en la sala nos hubiera obligado a asistir al masajista al día siguiente. Dada la hora y la escases de films interesantes, la película quedó para otro día.

Así fue que, cuando me llegó la oportunidad de comprar una entrada a mitad de precio para ir el día que quisiera, no lo dude y compré. Ahora no sé qué ir a ver, o cuándo tendré el tiempo. Lo único certero es que depende de mí y de nadie más.

viernes, 21 de octubre de 2011

Plastic girl


"¿No pensaste en ponerte más....?", dice mientras se toca la zona del pecho, "yo te juro que junto la guita y te las pago".

Mundo, qué está pasando, qué bicho raro le pico a los tipos que te dicen una cosa así. La naturaleza no me dio los atributos de la Coca Sarli, pero me dotó de un cerebro que uso día a día, y desearía que eso fuera más importante o interesante que tener dos cabezas de enano a la altura del pecho. Hombres, sepan que la ley de gravedad se presenta inevitablemente tarde o temprano, que a ustedes también les cuelgan cosas, que es desagradable una mina toda arrugada con dos plásticos firmes a la mitad de su cuerpo. Sepan que, después de jugar a la pelota, está bueno tener con quien hablar, o poder intentarlo al menos.

Incógnita

Es el famoso momento en el cual, tras un encuentro inesperado, uno se pregunta ¿qué le vi?
Como persona dejaba mucho que desear, y la belleza había que buscarla demasiado...

¿Crees en el destino?

Me pase tres días sintiendo culpa porque iba a ir a una salida programada después de faltar al trabajo. Fueron 72 horas de reposo indispensables para recuperar la voz, pero que no me inmovilizaban, todo lo contrario, lo único que no hice fue trabajar (o hablar).

Y como esta sociedad está tan arraigada en mí, tan instituida, no podía más que sentirme mal por pensar en la diversión nocturna que iba a llegar. Fue una de esas salidas en que me digo "Por algo tenes que ir, algo te dice que tenes que estar ahí", y así fue.

Divertida noche con amiga, ricas caipiroskas y charlas raras. Sacándole jugo a las piedras, diría un amigo. Incluso se conoce gente que no se pensaba, que tiene mil cosas en común, pero mil una diferente, pero que un detalle la hace merecedora de tu atención, algo que hace un mes ni hubiese salido como tema.

Fue una de esas noches en las que miras alrededor y te notas distinta, miras a la persona con la que fuíste y no necesitan decir nada, se impone la sonrisa cómplice, saben que va a quedar para futura charla.

martes, 18 de octubre de 2011

Bill Gates

Estaba ahí, sentado solo, comiendo un alfajor como si pelara una banana. No tenía a nadie que lo escuchara o lo mirara, nadie se acercaba. La vida le pasaba por delante, el agitado ir y venir estudiantil en horario de recambio, y él como si nada, con su cara de Bill Gates pero sin Microsoft. Después de cuatro años era apenas unas anécdotas, y siempre las mismas preguntas. Cambió el lugar y muchas de las caras, y sigue ahí, cada año repitiéndose, como su frase del primer día: "Yo, cada cuatrimestre me enamoro"

domingo, 16 de octubre de 2011

Encierros

Hace tres meses que estoy acá y esta no me deja salir. A veces parece que voy a ver la luz del día, pero no, hay algo que lo impide. Escucho palabras y veo cosas que a mis compañeras les hacía fluir velozmente, sin tiempo para despedidas, pero algo cambió. Todas acá llevamos mucho tiempo ya preguntándonos por qué no nos liberan. Si una vez por mes, aunque más no sea, abrían la compuerta, o cada tanto una ventana, algo. Pero no. La cortina de hierro ha caído, fría, inconmovible, sin emoción que nos permita asomarnos, sin dolor que nos reclame, sin abandono ni rotura de corazón que nos merezca. Sin dolor, sin amor. Nada.

sábado, 15 de octubre de 2011

Dichos y hechos

El psicoanálisis realiza su tarea basadose en los actos fallidos y sueños; no es más análisis del discurso, de lo dicho.
No soy psicoanalista ni mucho menos, sin embargo, cada vez que leo frases que van más allá del "Qué lindo día para tomarse un helado", no dejo de preguntarme qué estará pensando o sintiendo el autor, qué le estará pasando en su vida o a quién le dedica sus decires. Porque uno siempre está contando su mundo, significando más de lo que dicen lieteralmente sus palabras.

viernes, 14 de octubre de 2011

El dúo dinámico



Me siento feliz cuando a las personas que quiero les va bien y logran lo que se proponen, ¡pero extraño a mi amiga!
Las cosas pasan por algo, quizás nos conocimos porque el destino sabía que iba a necesitar de una oreja en un momento critico, y de dos abrazos todos los días de ahí en más, de bienvenida y despedida. Quizás el destino nos cruzó con todas nuestras diferencias para que te sintieras libre de hablar y contar y ser vos. En una de esas vos necesitabas de alguien que te dijera "espera hasta las 6 para descontrolar", y yo tenía que canalizar esa madre que no quiero ser. Quién sabe...
Batman se quedó sin Robín, por obvias razones.