sábado, 31 de diciembre de 2011

La buena vecindad

Como cada encuentro casual hay una frase que, entre vecinos, parece no poder faltar: "Antes era distinto...", y ahí puede aparecer cualquier tipo de comentario, en general se arregla el mundo y se organiza todo mucho mejor de lo que lo hacen los que lo hacen, se añora lo que no está, se queja por lo que hay y se teme por lo que vendrá.

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Momentos inesperados

Y desde aquella vez no hay mes en que no tenga el miedo en el cuerpo, la angustia en el alma y un vacío eterno.
Está llena de preguntas, pero no hay quién se las responda. Hay que dejar que la naturaleza siga su curso y el diluvio se haga presente, y ahí sí, paz, tranquilidad y vuelta a empezar.

martes, 27 de diciembre de 2011

Entretenimientos

-Me aburro de otras cosas.- Dice y calla, y pienso que se aburrió de mi.

¿Cómo culpar al aburrido, si uno de mis mayores miedos es, justamente ese: aburrirme, sentirme cansada de la vida, sin intereses ni cosas por hacer.

¿Qué pasa cuando se deja de hacer, o cuando se hace lo no apasiona? La nada, el infinito, la muerte. Uno muere cuando no hace nada y sus días pasan sin más, como una repetición continua de la misma rutina de vivir.

Y las cosas que lo aburren quedarán en el interrogante perpetuo, porque no dice cuáles son, habrá que ir a buscar las respuestas al lado de donde se indica por qué es tan callado, de pocas palabras, donde se esconde la historia que lo convirtió en un alma en pena, al ladito de donde dejó su pasión.

Resabios navideños

-¡Vení acá, no te afanes comida!
Con la mayor velocidad que permiten mis reflejos, tapo rápido el tapercito con las sobras del pan dulce navideño. Lo defendí a puro puchero del mate vespertino de mi madre, lo único que falta es que un perro con genes de policía me lo robe.

sábado, 24 de diciembre de 2011

La sal de la vida

Desde la mañana temprano que venía buscando la oportunidad, al mediodía casi que lo logra, pero fue recién entrada la tarde que eso que quería se concreto: una pelea estúpida por algo que había hecho otro. Su sueño estaba más que realizado: logró un conflicto de la nada, o por nada, y puso el dedo en lo que, mal o bien, había sido realizado.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Feliz suspensión

Resulta que uno se pasa un año entero esperando para festejar, tiene una idea de qué hacer y, cuando llega el momento, el imprevisto se presenta, saluda y te arruina el plan.

viernes, 16 de diciembre de 2011

Excuseme

Que me lo olvide en el auto de un amigo, que no lo tenía conmigo y tengo llena la casilla, que no lo vi hasta recién, que me quede sin crédito, que se me destruyó la batería.
Excusas.

jueves, 15 de diciembre de 2011

Asunción presidencial

Cuatro años después el escenario es otro, aunque el acto de fondo sea el mismo. No puedo evitar la sonrisa que se asoma, que tiene vida propia y me recuerda el día ese.
La compañía también es otra, y no imagina lo que pasa por mi cabeza, tampoco lo pregunta. Las cuarenta y dos pulgadas que muestran al helicóptero presidencial lo tienen atrapado, eso y atarse los cordones.
Cuatro años después tengo una sensación similar, el motivo podría ser el mismo, el sentimiento no.
La radio mutó en tele, el trabajo en un departamento que roza las nubes y muestra el cielo soleado, el diez ya no será aniversario de nada, sólo está en mi memoria, mi recuerdo y mi dolor.
Cuatro años después estoy donde empecé, o crecí tanto que volví al mismo lugar para recordar, mirar hacia atrás y poder avanzar.

Etapa del por qué

Existirá el día en que pueda entender por qué.
Por qué lo difícil, esquivo y enigmático me atrapa, me envuelve en una obsesión por ganar, por saber.

Cuántas veces me pregunte si aquel amor era tal y no un simple capricho producto del silencio evasivo de mensajes sin respuesta, de encuentros postergados y de noches en soledad.

Demasiadas veces termine sin empezar, porque sabía que iba a haber final, porque quería ahorrar en reproches ajenos ante la falta de sentimiento. Y ahora, otra vez, es al revés.

Hay algo seguro: en una año de inconstancias, de micro relaciones fallidas, solamente puede esperarse un final, y eso es terminar igual que se empezó, no será la misma persona, pero se le asemeja. Es terminar una vez más con la certeza de que no había futuro. Es la sensación de la angustia, la lágrima a punto de aflorar, y una conversación idiota en el medio.
Es el auto reproche por pensar en alguien, en dedicarle un momento y, también, por negarse a hacerlo.

Es negarse al amor por saber del dolor, y desear amar porque se sabe de lo bello que es, porque se conoce ese vacío lleno, porque vale cualquier pena, porque su existencia es maravillosa, porque es luz que ilumina la vida cuando afuera todo es tinieblas.

Y lo único que quedó es el orgullo herido, por haber dado el brazo a torcer, por no esperar, por ser, y el trago amargo de la decepción, de la certeza del fin y de las preguntas sin respuesta.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

No miento, omito

Relaciones basadas en mentiras, a quién no le tocó formar parte de ellas en algún momento, consciente o inconscientemente, voluntaria o involuntariamente.

¿Quién no mintió, omitió o disfrazó un poco alguna verdad? Sea por miedo, vergüenza o culpa, por saber que se perdía al otro con la verdad, por no lastimar, por no desilusionarlo o defraudar.

martes, 13 de diciembre de 2011

Diagnóstico

Me duele...algo, no importa qué, pero inmediatamente recurro al Dios Google para encontrar la causa de mi malestar. Reviso una, dos, tres páginas hasta que doy con una en la que están los síntomas. Y ahí, el mundo se me derrumba, porque obviamente tengo eso, o lo que veo en la página siguiente o en la que le sigue. ¡Ay, tengo algo! Si sigo navegando este océano puedo llegar a diagnosticarme dos cirugías, tres patologías tratables con antibióticos, etc., etc., etc.

Mañana saco un turno urgente.

El turno me lo dan para el día siguiente, ¡qué bueno!, ni siquiera me importa que sea un sábado a las 11 de la mañana.

Llega el día, la consulta y, de todo lo que podría tener, la nada misma. Ahora, no sé si sentirme bien porque no tengo nada de lo que creía o mal porque es algo por otro lado que no había pensado que podría ser.

No importa, cuando llegue a casa lo googleo y veo qué tengo.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Tire, tire papelitos...


La ciudad de Buenos Aires atardeció con un tapiz de cuadraditos blancos. Fin del año lectivo.

Ssshhh

Hay silencios que pueden durar horas sin que molesten, que hablan de la comodidad de los presentes, de un entendimiento maravilloso.
Hay silencios que es imperativo callar, terminar, interrumpir y llenar con cualquier cosa, con la esperanza puesta en lograr una comunicación efectiva, charla interesante y descubrimiento del otro, son los silencios que gritan.

sábado, 10 de diciembre de 2011

El acertijo


La intriga hace que a veces uno siga adelante en la vida; como un incentivo, es lo que motoriza y mueve la acción. Y hay personas que, por más empeño que uno le ponga, no permiten resolver la incógnita, permanecen cerradas, inescrutables. Por más que uno sepa que detrás hay una historia que causa tremendo silencio, por más voluntad que se ponga en terminar la duda, por más directo que se pueda ser y se grite: ¡qué callado que sos!, ¿qué te pasa? La nada, una mueca como gran respuesta, y la espalda que calla y pone fin a todo, al día y a la noche, al presente y a un lejano futuro, que traba al pasado para que no se materialice en dolor, en hoy, en noche y amanecer, en mañana soleada, en tardes de espera.

lunes, 5 de diciembre de 2011

El autito

Si todos pudiéramos tener un auto el caos de tránsito sería aún peor, no habría estacionamientos suficientes ni combustibles que alcanzarán, ya sea gas, nafta o el Diesel de soja. Los que estarían muy felices serian los fabricantes y dueños de concesionarias, además de los publicistas que se dedican al rubro -cómo no recordar la camioneta Ford que le competía a un avión- pero algo se perdería. ¿Qué sería entonces de todas aquellas parejas que se formaron con un "¿Te alcanzo?"

sábado, 3 de diciembre de 2011

L'amour

El amor, el amor. Qué sensación tan deseada, buscada y complicada. No basta con decir "me quiero enamorar" para que suceda. A veces pasa y uno lo puede disfrutar; a veces se lo busca y nada, o se espera que esa persona que estas conociendo se convierta en un amor, pero del otro lado sólo hay silencio. Y hay veces en las que el amor te sorprende como una cachetada, y te deja dando vueltas cuando se terminó y no pudiste hacer nada.

Hay muchas formas de enfrentarse al amor, están las personas enamoradizas que de cada conquista creen haber hallado al amor, y su opuesto, el que jura que no se enamora. En el medio, la vida, y ahí me planto y pido: si no te pensas quedar, andate ahora, no dejes que me enamore.