lunes, 15 de octubre de 2012

Desires y haceres




Quiero volver a leer, necesito querer escribir. Recuperar mi cerebro y el control de mis ideas. Salir de la repetición mecánica de un discurso sin sentido, con el engaño en sus entrañas y los desesperados que sembramos hoy, cosecha de desilusionados del mañana.
La noche como inspiración y el día como concreción. Que las ideas fluyan para crear, buscar y construir lo bello, describir lo increíble, contar un mundo pero sin olvidarse nunca de vivir una vida.

Ser nada





Era el hit sonando en la radio, con los zapatitos de estación. Era un verano en la ciudad. Era la distracción que genera la belleza, efímera como ella sola, imponente. Era la mejor vista, el disfrute sin culpa. Era saber que se acababa, que no duraba, que no había nada. Nada de palabras. Refugio contra el amor, vestigios de un recuerdo que confirmaba el olvido.  Bruto, crudo, sin vergüenza, lucha de cuerpos sudados en el atardecer de un sábado. Era sexo nada más.