lunes, 27 de octubre de 2014

De como algo termina siendo otra cosa

Capitalismo salvaje, sociedad de consumo, el hombre endeudado, especulación. Éstos conceptos unidos a la tecnología dan como rsultado las 12 o 18 cuotas que te acercan o distanian del último celular, de la cafetera con cápsulas con su prima la batidora/amasadora que se usa más como adorno, objeto decorativo le dicen ahora, o un nuevo televisor o smart tv led.

Después de muchas mañananas de "Mirá esta oferta", "Es una oportunidad única" y varias frases similares que se acumularon durante meses, accedí a comprar una de estas maravillas planas que hacen parecer que cómo fue posible que uno halla mirado la tele toda su vida en un televisor de tuvo, cuando lo que molestaba era la lluvia y no los píxeles.

Las ventajas de financiación nos hicieron optar por la compra on line en Musimundo, íbamos a tener un LG Smart TV 5800, con grabadora incluída en 18 cuotas sin intereses. La ilusión duró de sábado a miércoles, día en que recibí un mail del vendedor indicando que, a pedido mío, la compra se había cancelado. Y ahí empecé a llamar al banco, al vendedor, a la tarjeta de crédito, a revisar el home banking una vez por hora para ver cada vez que la primera cuota aparecía en los últimos movimientos, 1/18, uno me decía que la trjeta rechazó el pago, la tarjeta que la compra se realizó, el banco que hablé con el vendedor. Circulo vicioso, nada de virtudes. Diez veces en un día habré explicado lo ocurrido, y otras tantas por mail.

Finalmente y después de diez días hábiles, Musimundo depositó en mi tarjeta el equivalente a la compra rechazada. Un día más tarde decidimos utilizar ese prestámo sin intereses no solicitado en las próximas vacaciones, después de todo, el monto total equivale casi al total de dos pasajes en avión idad y vuelta. Nos vamos al Machu Picchu.


lunes, 13 de octubre de 2014

Paradoja

El tiempo se paga con tiempo. No hay otra forma, tampoco se puede escapar.

Hacer cuando se tienen ganas, decir no, elegir, animarse...Sólo eso