martes, 23 de junio de 2015

Cabeza a cabeza

El día puede arrancar como cualquier otro, viaje al subte apretada, llegar a trabajar con ganas moderadas, rutina, y todo se puede transformar en un instante.

En ese segundo en el que el pibe de joguing decidió que mi cabeza era ideal para golpearla fuertemente con la suya. Santa Fe y Callao, y la gente que va y viene, y yo con el sonido del golpe retumbando en mi cabeza, sorprendida y alterada. Me acordé de su mamá, y a él no le gustó y quiso pegarme nuevamente porque su mamá estaba muerta y me pidió perdón después de cabecearme sin importar nada, como si alguien pudiera pegar "sin querer" tan fuerte.

Él se fue caminando en su dirección y yo en la mía. Él como si nada, yo con dolor, miedo y paranoia, a ver si me lo volvía a cruzar en una tranquila mañana de martes.

lunes, 8 de junio de 2015

Papeles mezclados

Eran como las camas calientes, cuando uno se levantaba el otro se acostaba. El vampiro que se oculta al salir el sol.

Dicen que las cosas pasan dos veces, la primera como tragedia, la segunda como farsa.

La vida hecha grotesco...

jueves, 4 de junio de 2015

La venganza

Hace un par de meses mi familia organizó un asado familiar y me dejaron afuera. Quien se suponía que se encargaba de invitarme, mi hermano mayor, no lo hizo. Dos semanas después mis padres me invitaron a un asado en el que estaría mi hermano del medio con su familia. Mi papá se puso insistente en sacar una foto de la parrilla y subirla al grupo de Whats App. Ahí mi mamá me contó la traición y entendí el por qué de mi papá.
Se habían vengado, todos los que estábamos ahí fuimos cómplices de la revancha.
Larga historia me hizo darme cuenta de la tendencia al ojo por ojo y diente por diente que habita hoy en las pantallas de televisores, ya sea modo telenovela brasilera con Avenida Brasil, serie norteamericana con Revenge, tira de suoerheroe como Arrow, película como la explícita Vengadores o la clásica y mejor a mi parecer El Conde de Montecristo.
Debería yo haber planeado una estrategia contra mi hermano? Qué tanto de eso existe en realidad en la sociedad, qué tanto sólo quedá en el imaginario y la fantasía?
Hoy estoy camino a otro asado familiar en el que estamos todos invitados, costó ponernos de acuerdo en el horario, somos muchos y hay bebes nuevos, pero más allá de eso estamos en "paz".
Las únicas patadas y golpes que nos dimos fueron en la infancia y seguiré diciéndole que sí cada vez que me pida un favor.